A Catón viejas enemistades de (contra) César incitan y el dolor de (causado por) el rechazo (al prentender una magistratura). Léntulo por la magnitud del dinero ajeno (i.e. el que debe a los demás) y la esperanza de (obtener el mando de) un ejército y de provincias y las dádivas de los que habín de ser llamados reyes es movido, y de ir a ser él un nuevo Sila entre los suyos presume, al cual la totalidad del poder venga a parar. A Escipión idéntica esperanza de (obtener el mando sobre) una provincia y  ejércitos empuja, los cuales él por su parentesco ir a compartir con Pompeyo cree, a la vez que el miedo de (a) los juicios, y la ostentación (que hace) de sí mismo y la adulación (procedente de) los poderosos, que en la república y en los juicios entonces muchísimo tenían fuerza. El propio Pompeyo, por los enemigos de César incitado, y porque que nadie en rango con él se igualase deseaba, todo él (Pompeyo) se había apartado de la de éste (de César) amistad y con los comunes enemigos a la amistad había regreseado, de los cuales él mismo (Pompeyo) a la mayor parte en aquel tiempo de parentesco  había impuesto a César; a la vez por la infamia (por el hecho) de (haberse quedado con) dos legiones conmovido, a las que desde el camino de Asia y Siria hacia su autoridad y dominio había desviado, que la cosa a las armas fuese llevada procuraba. 

Cayo Julio César  Guerra Civil I, 4, 2 - I, 4, 5

 

 

Texto latino   Traducción literaria

Inicio       Antología De Bello Civili