Antiguos dioses de los romanos

Al principio los rmanos, estirpe de campesinos, invocaban a dioses primitivos. En efecto, invocaban a Júpiter, divinidad del cielo y del rayo; a Marte, señor del invierno y de la tormenta; a Saturno, favorecedor de la sementera y de los campos; a Término, guardián de las lindes; a Silvano, dios de las selvas y los bosques; a Ceres, diosa de los frutos y de las hierbas; a Venus, señora de las flores; a Pales, propicia al ganado y a los pastores. Después los romanos aumentan el número de los dioses con nuevas historias y sobre todo llaman a Júpiter padre de los hombres y de los dioses. Finalmente Tarquinio el Soberbio, último rey de los romanos, en el monte Capitolio edifica un magnífico templo a Júpiter Óptimo Máximo.

 

Texto latino

Inicio

 

 

Traduccion literal 

Antología latina