LI

Aquel me parece comparable a un dios

aquel, si es piedad, que aventaja a los dioses

que ante ti sentado ni un momento deja 

de verte y oirte

reir dulcemente, lo cual a mí, pobre,

me arrebata todos los sentidos: pues nada más verte, Lesbia, 

no me queda nada

<de voz en la boca,>

se traba mi lengua y sutil por los miembros

se cuela una llama, con su tintineo 

zumban mis oídos, de gemela noche 

se cubren mis ojos.

El ocio, Catulo, te es perjudicial.

por ocio te exaltas y de más te agitas.

El ocio ya a reyes y alegres

ciudades perdió.

                      Catulo Poemas,  LI

 

Texto latino   

                           

Antología latino        

 

Traducción literal

Inicio

Antología latina