La ciudad y el mismo comicio se llenan de tribunos, de centuriones, de reenganchados. Todos los amigos de los cónsules y los seguidores de Pompeyo y de quienes mantenían contra César viejas enemistades se agolpan en el senado. Con su griterío y su tumulto se amedrentan los más débiles, los dudosos se deciden, y a la mayoría se le arrebata la posibilidad de tomar libremente una decisión.

Cayo Julio César  Guerra Civil I, 3, 3 - I, 3, 5

 

 

     Texto latino 

    Traducción literal

         

Inicio

 Antología De Bello Civili