Es llenada la ciudad y el propio comicio con tribunos, con centuriones, con reenganchados. Todos los amigos de los cónsules, los partidarios de Pompeyo y de aquellos que viejas enemistades con César mantenían son empujados al Senado; con cuyas voces y multitud son aterrorizados los más debiles, los indecisos con afianzados, y a la mayoría ciertamente de decidir libremente les es arrebatada la posibilidad.

Cayo Julio César  Guerra Civil I, 3, 88

 

 

          Texto latino 

          Traducción literaria

        

Inicio

Antología De Bello Civili